Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
abogados laboristas

blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
abogados matrimonialistas
incapacidad laboral permanente
LA EXTINCIÓN DEL CONTRATO LABORAL DEL TRABAJADOR
POR SU ENFERMEDAD O TRASTORNO MENTAL

Existe una cada vez mayor concienciación sobre el grave riesgo que para la persona suponen las enfermedades mentales. Psicosis, trastornos de la personalidad, esquizofrenia, fobias, depresiones de carácter agudo, alzheimer, trastornos obsesivos – compulsivos u oligofrenias pueden resultar plenamente debilitantes, tanto o más incluso que una lesión de carácter físico.

 Muchos ámbitos en la vida del paciente se ven afectados cuando este tipo de patologías comienzan a manifestarse, entre ellos el laboral.

La realidad nos dice que la incapacidad de la persona para desarrollar adecuadamente su trabajo podría llevarle a la pérdida del mismo, incluso cuando, según los criterios manejados por la Seguridad Social, no concurriera con los requisitos mínimos para poder acceder a la invalidez laboral.

El empresario puede extinguir un contrato de trabajo cuando su empleado carece de una aptitud suficiente para desarrollar de forma normal su actividad profesional, en este caso por no reunir las condiciones psíquicas (y, en algunos casos también físicas) para cumplir con las obligaciones derivadas de la misma.
Se trata de una previsión contenida en el Estatuto de los Trabajadores, que requiere de una serie de condiciones:

  1. Su pérdida de aptitudes debe ser cierta y manifiesta, viniendo referida al conjunto de las tareas que éste desarrolla en la Empresa y para las que fue contratado, y no a aspectos concretos o específicos de las mismas, o para otras que no figuran entre sus atribuciones contractuales.
  2. Así, por ejemplo, imaginemos que un empleado que desarrollaba funciones de Contabilidad comenzara a evidenciar lapsos y pérdidas de memoria, indicativas de los primeros estadios de desarrollo del Alzheimer.
    En este caso, su trabajo depende total y absolutamente de su precisión mental, así como de su capacidad para valorar en su conjunto la actividad y el estado de la Empresa, por lo que ese nuevo estado en su salud podría entenderse como incompatible con su trabajo.
    En otro supuesto, imaginemos que el trabajador padeciera algún tipo de enfermedad mental incipiente y desarrollara su trabajo con maquinaria pesada. Claramente con su actividad podría poner en riesgo la seguridad del resto de personas.

  3. La misma debe tener un carácter permanente, y no temporal o meramente circunstancial.

Dándose estos requisitos, podría hablarse de ineptitud sobrevenida del trabajador, pudiendo tener lugar entonces la extinción de su contrato de trabajo por la Empresa o el empleador para el cual desarrolla sus servicios

Sería conveniente un trato abierto sobre la situación del mismo entre ambas partes, empleado y empleador, de forma que pueda evitarse que el mismo quedara en una situación de desprotección entre su cese en la Empresa y la eventual concesión de la invalidez permanente por la Seguridad Social.

José Alberto Andrío
www.abogadoszaragoza.net

Indemnizaciones    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A;