CÁNCER CERVICAL: DIAGNÓSTICO ERRÓNEO

El cáncer cervical es una enfermedad que afecta a las mujeres. Esta lesión hace que las células normales crezcan fuera de control, mutando de una forma que hace que aparezcan masas, también conocidas como tumores.

 

Esta enfermedad, es uno de los tipos de cáncer más común en las mujeres en Europa y Estados Unidos, y es el tercer tipo de cáncer que mayor importancia tiene.

 

La gran mayoría de los casos, es decir, aproximadamente el 90% de los cáncer de cuello uterino, se diagnostican como carcinomas de células escamosas. Otro 10% de los casos, pueden clasificarse como adenocarcinomas.

 

En los casos más raros, el cáncer de cuello de útero puede ser una combinación de ambos tipos, y se denomina carcinoma mixto

 

Es importante señalar que este tipo de mutaciones, no son siempre de naturaleza cancerosa. En una gran cantidad de supuestos, las células están en un estado previo, es decir, son precancerosas, conociéndose a estos tumores, como neoplasia intraepitelial cervical.

 

La displasia, es una situación médica que se puede resolver por sí sola sin necesidad de tratamiento médico adicional. Sin embargo, hay que ser consciente que estas células que están en estado previo, pueden convertirse en malignas, por lo cual deben ser siempre vigiladas.

 

Este tipo de transición de benigno a nocivo, puede ocurrir en, más o menos, un año, o tal vez varios o nunca.

 

Si las células mutan con rapidez y crecen a un ritmo desorbitado, pueden penetrar profundamente en las capas del cuello uterino, y convertirse en un procedimiento invasivo.

 

El cáncer cervical o de cuello uterino, como ya hemos dicho, es uno de los tipos más comunes en las mujeres, y en España es la cuarta causa más común de muerte.

 

En la actualidad existe una drástica disminución de este tipo de tumores durante los últimos 40 años, y la causa es la Prevención Médica.

 

Las muertes se han reducido igualmente en un 75%, debido fundamentalmente a los estudios previos y preventivos de la Política Sanitaria Española.

 

La principal prueba que se realiza en este tipo de situaciones es la de Papanicolau, y la cual se realiza o se debe realizar frecuentemente, con exámenes físicos a las mujeres todos los años.

 

Cuando estas pruebas se realizan a intervalos regulares, por ejemplo, anuales, puede decirse que la tasa del éxito es cercana al 100%.

 

Los síntomas más comunes en el cáncer de cuello de útero, suele incluir flujo vaginal y sangrado y pueden aparecer entre los distintos periodos del ciclo menstrual o después de tener relaciones sexuales.

 

Con el fin de poder realizar un examen exitoso con certeza de este tipo de cáncer, la anteriormente denominada prueba de Papanicolau, es la primera a efectuarse.

 

Cuando la prueba da positivo el resultado de las siguientes pruebas y exámenes deben ser ordenadas a tiempo.

 

Dado que estas, se basan en la interpretación humana, tiene un montón de posibilidades para el error, pero la existencia de otras complementarias que examinen visualmente el cuello del útero a través del microscopio aportan más fiabilidad.

 

Las biopsias con extracción de muestras del tejido para su inspección, eliminan toda posibilidad de error.

 

En el caso de que un paciente fuese diagnosticado erróneamente, la víctima debe saber que han sido vulnerados sus derechos, y por tanto podrán reclamar daños y perjuicios, por todos los efectos nocivos que se le hayan causado.

 

 

Fdo: José Alberto Andrío Espina

 

aa-indemnizaciones.com

Esta entrada fue publicada en Cáncer: diagnóstico tardío, Diagnósticos erróneos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− cinco = 4

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>