Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
abogados laboristas

blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
abogados matrimonialistas
incapacidad laboral permanente

LAS ENFERMEDADES EN LAS ARTERIAS CORONARIAS
Y LA POSIBLE INVALIDEZ PERMANENTE DEL TRABAJADOR

 Las arterias coronarias son aquellos vasos sanguíneos que transportan el torrente de sangre hacia el miocardio, un tejido muscular situado en el corazón y encargado de llevar a cabo el movimiento del mismo, siendo pues el principal motor de su actividad de bombeo de sangre por el organismo.

 Para su funcionamiento adecuado, al igual que el resto de partes del cuerpo, requiere de un flujo constante de sangre rica en oxígeno, de forma que cualquier interrupción prolongada en el mismo podría dar lugar a daños irreversibles, bloqueándose el envío de sangre por el resto del cuerpo y pudiendo llegar a derivar, incluso, en el fallecimiento de la persona.

 Así, las patologías que afectan a las arterias coronarias, como los defectos anatómicos, la estenosis (estrechamientos en las mismas) o la arterioesclerosis coronaria; podrían resultar tremendamente peligrosas para la salud, siendo la causa más frecuente de las anginas de pecho y los infartos de miocardio.


» En particular, las anginas de pecho o angor pectoris

 Cuando las células del miocardio no reciben el suficiente riego sanguíneo con oxígeno, normalmente por los mencionados fallos coronarios (si bien en ocasiones el motivo podría ser otro), el paciente sufre un dolor muy intenso y opresivo normalmente en la región izquierda de su tórax, así como en su extremidad superior izquierda y su cuello.

 Ese es el fenómeno conocido como angina de pecho. De no ser ésta tratada a tiempo, esa falta de oxígeno sufrida en el corazón podría ocasionar un daño irreversible en el tejido cardiaco, dando lugar en última instancia al infarto.

En todo caso, esta patología puede derivar en graves limitaciones para la persona a la hora de llevar a cabo esfuerzos una vez superado el periodo de convalecencia, en función de su gravedad.

 Así, si bien en algunos pacientes el reestablecimiento no dejaría prácticamente secuelas en su vida habitual, apareciendo únicamente el dolor en el pecho ante esfuerzos extraordinarios, en otros más graves podría incluso aparecer en situación de reposo, impidiéndoles cualquier actividad que pudiera generar un mínimo desgaste o cansancio.
Los infartos de miocardio
 El infarto de miocardio o ataque al corazón supone la principal causa de fallecimiento tanto en mujeres como en hombres entre los países desarrollados. Éste tiene lugar cuando, a causa del riego sanguíneo insuficiente en una parte del corazón se producen daños irreversibles en sus tejidos (necrosis).

 En los peores casos, cuando éstos presentan un carácter agudo, podrían llegar a derivar en el fallecimiento de la víctima.

El resto de las ocasiones, la persona puede continuar con su vida, dentro de ciertas limitaciones que pasan por llevar una alimentación y estilo de vida saludables, lo más lejos posible del estrés y los sobreesfuerzos físicos que llevan aparejados ciertos puestos de trabajo.


» La invalidez laboral por estas causas

 En el caso de las anginas de pecho, para determinar el grado de afección cardiovascular sería preciso realizar test de esfuerzo al paciente, con la finalidad de verificar hasta qué punto puede llevar a cabo actividades que le requieran desgaste físico sin exponerse al riesgo de que se desencadene un ataque.

 La comparativa de los resultados de dicho examen con las actividades que, de forma habitual, esta persona se ve obligada a desempeñar en su puesto de trabajo, o en cualesquiera otros que pudiera realizar; determinará su posible declaración de incapacidad.

 El elemento esencial a tener en cuenta es que en ningún caso el sujeto debería quedar sometido a riesgo alguno por el hecho de desarrollar su trabajo.

De suceder ello, procedería dicha declaración, bien total (si no pudiera efectuar las labores propias de su puesto, pero sí otras propias de distintos puestos), bien absoluta (si no pudiera realizar sin riesgos trabajo alguno).

Por lo que respecta a los infartos de miocardio, éstos no tendrían por qué conllevar necesariamente la invalidez del trabajador siempre y en todo caso, pues hay muchos supuestos en los que a la persona no le quedan secuelas aparentes de su accidente cardiovascular.

Los criterios a la hora de valorar serían los mismos que en el caso anterior:

  1. En primer lugar, que el trabajador pudiera continuar desarrollando las tareas propias de su puesto, o de otros distintos.

  2. En segundo lugar, que ello no derivara en riesgos para su salud y para la de otras personas (por ejemplo, si sufriera otra crisis cardiaca al volante de un vehículo podría poner en grave peligro al resto de usuarios de las vía circulatoria).

No obstante, cuando el infarto sufrido tiene un carácter más agudo, por lo general éste derivará en la invalidez permanente de carácter absoluto del sujeto.

José Alberto Andrío
www.abogadoszaragoza.net

Divorcios    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A