Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
abogados laboristas

blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
abogados matrimonialistas
incapacidad laboral permanente
CÓMO DECIDE LA SEGURIDAD SOCIAL SOBRE
LAS RECLAMACIONES DE INCAPACIDAD


En muchas de las solicitudes de incapacidad o invalidez de la Seguridad Social, cuando los peticionarios solicitan los beneficios del sistema, bastante incierto y complicado, llegar a saber, con qué principios, la Administración del Sistema evalúa estos casos.

Esta inseguridad, supone para la mayor parte de los peticionarios, un reto para tratar de determinar cuáles son los parámetros que puedan tratar de acelerar el proceso de sus reclamaciones.

Para ayudarle a comprender un poco cuál es el fondo de este asunto, lea detenidamente este artículo.

Las Comisiones de Evaluación de Incapacidades, están compuestas por dos Inspectores de la Seguridad Social, un Inspector Técnico de Trabajo y un funcionario de la Sección de Prestaciones de Invalidez, ordinariamente, y para determinados supuestos de accidentes de trabajo, hay un funcionario de rehabilitación y reinserción social y otro de medidas de seguridad.

Como bien verás, el fondo del tema, está repartido en una gran variedad de normas, que afectan a diversos campos, tanto de la salud como de la ergonomía, prevención de riesgos laborales, organización científica del trabajo, y demás campos de las relaciones industriales.

Al estudiar y repasar las reclamaciones de incapacidad, la Seguridad Social, no tiene necesariamente en cuenta, el tipo de enfermedad o deterioro que tu sufres, sino más bien, valora y se centra en determinar, los posibles efectos de tu incapacidad en particular, y cómo pueden afectar a tu actividad laboral.

La determinación de tu incapacidad, le corresponde al examinador de la Seguridad Social, quien evaluará tu reclamación, estudiando tus anteriores empleos, a fin de descubrir, si todavía puedes ejecutarlos, al fin y al cabo, él tiene delante todo tu historial laboral.

En primer lugar, se habrá determinado, si tienes el periodo de cotización necesario, después, una vez que dicho periodo, sea suficiente, se habrá pasado a determinar si llevas tiempo, no ya legal, que éste lo habrás superado, si no desde el punto de vista de la equidad y de la moralidad del sistema, es decir, el periodo de tiempo cotizado por ese beneficiario a la Seguridad Social, y que pueda ser considerado como suficiente, a efectos de la prestación que se solicita.

Por ejemplo, el tiempo legal de carencia puede ser de 5 años, pero cuando tú lo solicitas, puedes llevar 15, y, sería considerado entonces, que no eres una sanguijuela que vas aprovecharte del sistema.

A continuación, el examinador, o los técnicos, determinará qué es lo que deseas, si una incapacidad permanente total, parcial, absoluta o gran invalidez.

Centrémonos en el caso de que lo que tú deseas es una incapacidad permanente total para tu trabajo habitual.

Definamos primero el concepto de incapacidad permanente total: ésta, conceptualmente, según la Ley General de Seguridad Social, es aquella que inhabilita al trabajador, para todas, o las principales funciones de su profesión habitual. Por tanto, el examinador, lo primero que verificará es si están agotadas tus posibilidades para tu profesión habitual.

Ahora bien, ¿Qué sucede si puedes realizar parcialmente ese trabajo? En este caso, tu solicitud, será rotundamente denegada.

En España, la mayoría de las incapacidades totales, son meramente profesionales, es decir, son para puestos de trabajo meramente concretos y específicos. A pesar de ello, la Administración del Sistema de la Seguridad Social, en muchas ocasiones, extiende el concepto de “categoría profesional”, y lo amplía considerablemente, hasta el concepto de “franja profesional” haciendo mucho más complicada la concesión de este tipo de invalidez.

El siguiente concepto que se deberá de superar, será el de si la lesión es irreversible, situación ésta, íntimamente ligada, al hecho de que se hayan agotado, efectivamente, todos los tratamientos médicosvvvvv posibles.

Y, por último, el evaluador, deberá llegar a la conclusión, de que en el sujeto concreto, sus lesiones inciden funcionalmente, hasta el extremo de que le incapacita, es decir, le impide para la realización completa, de las actividades de su trabajo habitual.

En la mayoría de las situaciones, no en todas, la incapacidad permanente total para el trabajo habitual, será concedida, cuando el beneficiario, no pueda realizar trabajos que requieran esfuerzo físico, ésta, podríamos decir, que es la principal distinción entre incapacidad permanente total para el trabajo habitual e incapacidad permanente absoluta.

Así, para conseguir la aprobación de un expediente de incapacidad, deberá proporcionar a la Seguridad Social suficientes y recientes pruebas médicas que sostengan su petición y demostrar que sus lesiones son permanentes, irreversibles e incapacitantes para su situación concreta.

José Alberto Andrío
www.abogadoszaragoza.net
Indemnizaciones    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A;