Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
abogados laboristas

blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
abogados matrimonialistas
incapacidad laboral permanente

LOS EFECTOS DEL SIDA SOBRE EL TRABAJADOR, Y SU
DETERMINACIÓN COMO CAUSA DE INVALIDEZ PERMANENTE

 El Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida es una enfermedad de tipo infeccioso ocasionada por un Virus, el VIH, que causa la progresiva destrucción del sistema inmunológico del paciente, haciendo que éste sea incapaz mediante sus glóbulos blancos y anticuerpos de hacer frente a las infecciones y otros procesos patológicos.

 De este modo, la persona queda completamente a merced de otros virus, bacterias, hongos y parásitos, no pudiendo hacer frente a los mismos, y siendo muy vulnerable ante enfermedades que, en condiciones normales, cualquier otra persona podría afrontar.

 Se trata de una de las patologías más temidas en nuestros días, realizándose cada año numerosas campañas para fomentar la protección frente a su contagio, que puede tener lugar:

  • Por vía sanguínea, esencialmente con transfusiones de sangre contaminada por el virus o por el uso de la misma jeringuilla por varios drogadictos.
  • Por la transmisión madre – hijo, antes de su alumbramiento, durante el mismo, o posteriormente, en la época de lactancia.
  • Por vía sexual, cuando tiene lugar un intercambio de fluidos, tanto de carácter homosexual como heterosexual.


» Los posibles efectos de este síndrome sobre los pacientes y su capacidad de trabajo

  Podríamos aquí distinguir dos grandes grupos de pacientes afectados por la enfermedad:

  • Un primer grupo de los mismos cuya infección se encuentra latente o asintomática, respecto de las cuales cabría realizar diversas terapias y tratamientos para evitar que la enfermedad se desarrolle. En términos clínicos, se incluirían aquí los pacientes de Grupo A.
  • Un segundo espectro de pacientes que presentan signos o síntomas de la enfermedad o que pudieran estar relacionados con la misma, y que previsiblemente podrían dar lugar a una incapacidad genérica de trabajo. Se incluirían aquí los pacientes de Grupos B y C, siendo este último el más grave.

En el caso de este segundo grupo, se trata de un hecho unánimemente aceptado que el paciente puede verse muy afectado por el conjunto de patologías que podría desarrollar a causa del debilitamiento en su sistema inmunológico, haciéndose necesario entonces el reconocimiento de su invalidez permanente en el grado que correspondiera.

Así, en casos de menor gravedad en los que el enfermo fuera incapaz para realizar las tareas propias de su puesto de trabajo, pero ello no le impidiera realizar otras propias de trabajos distintos, procedería su incapacidad laboral permanente de carácter total.

En supuestos más graves en los que aquel se viera, a causa de las patologías desarrolladas (posibles septicemias, neumonías, síndromes de desgaste, tuberculosis, e incluso tumores como sarcomas o glaucomas), plenamente imposibilitado para el desarrollo de cualquier actividad de carácter remunerado, procedería su invalidez permanente de carácter absoluto.

Por último, si el debilitamiento le impidiera valerse por sí mismo, necesitando la asistencia de una tercera persona en las tareas más elementales de su día a día, procedería la declaración de su gran invalidez, por la que se establecería una prestación adicional precisamente para poder hacer frente a los mayores gastos derivados de tener que contar con esa tercera persona.

 

José Alberto Andrío
www.abogadoszaragoza.net

Indemnizaciones    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A;