Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
abogados laboristas

blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
abogados matrimonialistas
incapacidad laboral permanente

¿PODRÍA SERME OTORGADA LA INVALIDEZ
POR MI CASO AGUDO DE VARICES?

 La necesidad de permanecer durante prolongados periodos de tiempo de pie, junto con otros factores tales como la realización de una vida excesivamente sedentaria, la obesidad o el uso de ciertos anticonceptivos son todos ellos factores que pueden determinar la aparición de varices, denominadas médicamente como insuficiencias venosas.

 Éstas consisten en dilataciones venosas, normalmente en las extremidades inferiores que aparecen cuando nuestro organismo afronta dificultades a la hora de llevar a cabo el retorno de la sangre al corazón, provocándose un estancamiento de la misma en las mencionadas venas que acaba por dar lugar a su dilatación crónica.


» Las repercusiones de las mismas en la persona

 Cuando las varices presentan un aspecto muy marcado y significativo, pueden tener consecuencias muy adversas para la persona, pudiendo llegar a afectarle enormemente en su vida laboral:

  1. Podrían determinar la aparición de complicaciones como podrían ser tromboflebitis (esto es, coágulos o trombos en las venas que podrían en casos graves derivar en embolias pulmonares o cerebrales) o úlceras en la piel.
  2. Son causantes de ciertas limitaciones funcionales, que pasan sobre todo por la incapacidad de la persona para mantenerse en pie durante periodos de tiempo excesivos, especialmente en posiciones quietas o estáticas.
  3. También, obviamente, presentan un efecto estético negativo, que puede resultar muy traumático cuando quien lo padece lleva a cabo una profesión con fuerte componente en la imagen, como pudieran ser relaciones públicas, modelos, artistas o bailarinas.

Por otra parte, la persona afectada de varices podría tener que someterse a ciertos tratamientos médicos con efectos secundarios potencialmente peligrosos para su salud, como por ejemplo los de efectos anticoagulantes.


» La solicitud de invalidez por parte de la persona afectada por varices

 Algunos de los tratamientos médicos, como el laser o las intervenciones quirúrgicas, podrían no ser posibles en el caso concreto del paciente afectado por varices, pudiendo éste ver como su problema médico queda cronificado, teniendo como único recurso los tratamientos de carácter paliativo.

 Más aún, la persona podría quedar expuesta al grave riesgo que para su salud podría revestir el sufrir, en un momento dado, un trombo que pudiera derivar en una embolia pulmonar o cerebral.

 Es en estos casos particulares cuando podría valorarse la posibilidad de declarar la invalidez laboral de dicha persona, especialmente si ésta realizara con carácter habitual actividades que le obligaran a pasar periodos prolongados de tiempo de pie o en condiciones especialmente penosas.

Sería el caso de cajeros de supermercado, recepcionistas de hotel, peluqueros, dependientes en grandes almacenes, vigilantes de seguridad u obreros en cadenas de montaje.

Normalmente, cuando en este tipo de casos se concede la incapacidad laboral, ésta se otorga en su modalidad total, referida al ejercicio de la profesión habitual, al entenderse que la persona afectada por las mismas podría desempeñar otras tareas compatibles con su condición médica.
Para ello, sería necesario acreditar diversos aspectos:

  1. Que el trabajador sufre un caso agudo de insuficiencia venosa en sus extremidades inferiores.
  2. Que su estado es incompatible con la profesión que venía realizando de manera habitual, por imponerle sobreesfuerzos que éste no podría soportar de forma objetiva.
  3. Que, de continuar realizando dicho trabajo, podrían derivarse riesgos físicos para sí mismo o para los compañeros de trabajo o terceros.


» Un caso real

 Manuel desarrollaba su actividad como peón en una fundición, debiendo permanecer de pie durante toda su jornada laboral y emplear herramientas pesadas. La realización de su profesión de manera continuada provocó que desarrollara problemas de insuficiencia venosa en sus piernas, así como lesiones crónicas en sus dos rodillas.

 Su estado de salud llegó a tal punto de deterioro que no podía soportar las condiciones que le imponía su jornada laboral, y tras una baja laboral decidió interponer una solicitud de incapacidad permanente ante la Seguridad Social.

 En un principio la Seguridad Social denegó su petición, lo que le llevó a interponer una Demanda ante la Jurisdicción Social, convencido sobre su estado, pues tal y como le habían asegurado diversos facultativos no podría sobrellevar los esfuerzos propios de su puesto de trabajo.

 Finalmente, se estimó de manera íntegra su solicitud por vía Judicial, siéndole concedida una prestación de carácter vitalicio por incapacidad permanente total para el ejercicio de su profesión habitual.

José Alberto Andrío
www.abogadoszaragoza.net

Indemnizaciones    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A;