Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
abogados laboristas

blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
abogados matrimonialistas
incapacidad laboral permanente

LA PÉRDIDA DE CAPACIDAD
VISUAL Y LA INVALIDEZ

La visión es, quizás, el sentido más indispensable del que disponemos en el desarrollo de nuestra vida, resultando indispensable para la realización de la gran mayoría de actividades laborales. Es preciso, por ello, cuidarlo debidamente para conservarlo en las mejores condiciones posibles.

No obstante, como ocurre con otras partes del cuerpo los ojos sufren, en ocasiones, patologías que dan lugar a disminuciones temporales o permanentes en la capacidad visual. Glaucomas, desprendimientos de retina, daños en el nervio óptico o cataratas, son solo algunas de las enfermedades que pueden menoscabar la misma.

Todas ellas podrían alterar gravemente la vida de la persona, implicando graves impedimentos para la realización por su parte de actividades laborales remuneradas y pudiendo motivar posibles solicitudes de invalidez permanente ante la seguridad social.


  1. Incapacidad permanente total
  2. Si el trabajador sufriera una pérdida de visión que, sin alcanzar gran consideración, le imposibilitara la realización del trabajo o actividad laboral que venía desarrollando con anterioridad a su lesión ocular, pudiendo desarrollar otras distintas, podría optar a una prestación por invalidez de carácter total.
    Ello sería posible en casos en los que éste viniera desarrollando ciertas actividades que le requirieran una pericia ocular específica, por ejemplo por ser piloto o transportista. Dicha prestación sería compatible con su posible readaptación profesional para pasar a ocupar algún otro trabajo.
    También la pérdida de visión total en un ojo podría determinar una invalidez de este tipo.


  3. Incapacidad permanente absoluta
  4. Cuando la pérdida o deterioro visual alcanza tal magnitud que impide a la persona, de manera objetiva, la realización de cualquier trabajo o empleo, pudiendo eso sí seguir valiéndose por sí misma sin la necesidad de ayuda o asistencia por parte de terceras personas, procedería su declaración de invalidez permanente absoluta.
    Los Tribunales vienen, por lo general, considerando la existencia de invalidez absoluta cuando la pérdida de visión alcanza un 50% en ambos ojos.


  5. Gran Invalidez
  6. En la práctica totalidad de los casos se viene considerando la ceguera total como causa de gran invalidez, por entenderse que ésta implica una total imposibilidad para la persona a la hora de desarrollar por sí misma sus actividades habituales de carácter básico, necesitando pues para valerse de la asistencia de una tercera persona.
    Cualquier nivel de visión por debajo del 10% puede ser considerado como ceguera total.
    En estos casos se entiende que la privación de la visión, especialmente cuando ésta no tuvo origen en el nacimiento o en la infancia, provoca en la persona una completa desorientación que dificulta la realización de las más esenciales actividades. De ahí que se hable de gran invalidez.


    » Así, a la hora de determinar la misma se tienen en cuenta dos factores:

  • El grado de lesión en la capacidad visual.
  • El momento en la vida de la persona en que sufre la misma, de tal forma que cuanto más avanzada se encuentra su edad, más complicado tiene la persona adaptarse a ese profundo cambio en su vida.

José Alberto Andrío
www.abogadoszaragoza.net

Indemnizaciones    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A;