Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
abogados laboristas

blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
abogados matrimonialistas
incapacidad laboral permanente
SUFRI UNA PARÁLISIS DURANTE
UNA INTERVENCIÓN EN EL HOSPITAL


Manuel acudió al hospital para someterse a una intervención a causa de la lumbalgia que padecía desde hacía más de un año y que le provocaba un dolor muy intenso y acuciante en la parte baja de la espalda.


                Harto que no funcionaran en él las diversas opciones terapéuticas que intentó, incluidos el ejercicio físico, la neuroestimulación eléctrica e incluso diversos tratamientos psicológicos (éstos son empleados para promover el que el paciente desarrolle una vida activa y evitar que quede relegado por el dolor a estar sentado todo el día, algo fatal para esta dolencia); decidió someterse a cirugía como último recurso, aconsejado por su médico.


                En principio no había nada que hiciera presagiar los fatídicos resultados de su intervención. Se trataba de fusionar unas vértebras mediante injertos óseos, empleando para ello placas.


                Sin embargo, durante la operación algo fue mal. Accidentalmente se causaron daños en la médula espinal, causándole una pérdida irreversible de movilidad y sensibilidad por debajo del punto que registró el daño.


                Como consecuencia, Manuel se vio obligado a emplear a partir de entonces una silla de ruedas. Y todo por un fallo causado en un procedimiento en teoría rutinario.
A partir de entonces nada le importó, pues nunca iba a poder recuperar lo que con esa actuación gravemente negligente se le había arrebatado. Obtuvo la invalidez permanente, dejando definitivamente su trabajo.


Falta de comunicación y hermetismo en estos casos
Uno de los graves problemas a los que se enfrentan las víctimas de negligencias médicas es la falta de comunicación y trasparencia por parte de los facultativos que llevaron a cabo el tratamiento del que se derivó un daño serio y real para el paciente.


                Muchas veces los pacientes necesitan saber qué fue mal en la intervención, y es la falta de comunicación lo que les lleva a interponer demandas y reclamaciones por negligencia médica.


                Ello da lugar a costosos procedimientos judiciales que en ningún caso acaban por satisfacer a las partes, en buena parte por la incapacidad por parte de muchos facultativos de reconocer los errores propios.


                De hacerlo, muchos de estos conflictos podrían resolverse extrajudicialmente mediante Convenios que evitaran que la cuestión pudiera “enquistarse” en su paso ante los Tribunales.


La necesidad de pedir perdón a las víctimas de negligencias médicas
Esta falta de comunicación también hace que en muchos casos los facultativos negligentes ni siquiera lleguen a disculparse por los daños ocasionados. Está claro que ello no serviría para enmendar sus errores, pero al menos permitiría a las víctimas de los mismos se vieran, en cierto modo, confortadas por haberse hecho justicia.


                Está claro que estos incidentes son muy desagradables, y que en ocasiones los errores suceden, más aún cuando, ante la falta de personal, muchos de los facultativos se ven obligados a realizar interminables jornadas de trabajo, viendo con ello disminuir su atención y sus reflejos y proveyendo, en definitiva, un cuidado de peor calidad.


                Es necesario acabar con las barreras que separan a médicos y pacientes, y que los primeros acepten las consecuencias de sus propios fallos.



José Alberto Andrío
www.abogadoszaragoza.net
Indemnizaciones    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A;