Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
abogados laboristas

blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
abogados matrimonialistas
incapacidad laboral permanente
NEGLIGENCIA MÉDICA EN
UNA INTERVENCIÓN DE URGENCIAS


Mateo sufrió un claro caso de negligencia médica cometida por los facultativos de la Unidad de Urgencias de un Hospital, perdiendo como consecuencia de la misma parte de la movilidad y sensibilidad en una de sus manos.


Su periplo comenzó al sufrir un accidente doméstico, por el impacto de su brazo contra una de las ventanas de su hogar, haciéndose ésta pedazos. Como consecuencia de los cortes, Mateo sufrió una abundante hemorragia, debiendo ser inmediatamente llevado a Urgencias.


Los médicos pudieron cortar la hemorragia aplicando presión sobre la herida, pero el Joven necesitó una transfusión debido a la gran cantidad que había perdido durante el trayecto hasta el Hospital.


Una vez controlada la situación, uno de esos facultativos se dispuso a dar puntos sobre la herida. Sin embargo, no advirtió que los estaba disponiendo alrededor del nervio cubital, cometiendo con ello un grave error médico.


Inmediatamente Mateo sufrió una gran in comodidad y una sensación muy extraña en su brazo, comunicándoselo a ese médico. Éste, por su parte, se limitó a comunicarle que todo iba bien, enviándolo a casa tras llevar a cabo esa intervención.


Varios días después de la intervención en los que ni por un momento cesó la sensación extraña en la mano, Mateo notó que sus dedos cuarto y quinto parecían haber quedado dormidos, provocándole, eso sí, un considerable dolor.


No podía aguantar más y, pese a que le habían comunicado que aquello era normal, decidió volver al hospital, donde exigió que se revisara el estado de su mano. Nuevamente en el hospital le comunicaron que ese tipo de sensaciones eran las habituales tras una lesión en el brazo como la suya, con lo que sin ningún tipo de revisión le mandaron nuevamente a casa.


Notando que el entumecimiento se hacía cada vez más intenso, Mateo decidió buscar la opinión alternativa de un cirujano experimentado. Éste se dio cuenta inmediatamente del daño que se había ocasionado sobre el nervio cubital, precisamente el encargado de controlar el movimiento de los dedos cuarto y quinto.


Con su cirugía de exploración confirmó los peores temores del paciente, recogiendo en su informe médico que la sutura practicada, que debía ser empleada para cortar hemorragias en vías sanguíneas abiertas, se había empleado inexplicablemente para “atar” el nervio cubital, en lo que era un evidente caso de negligencia médica.


Enmienda del error médico
Como resultado de ese defectuoso tratamiento médico, se había dañado irreversiblemente el nervio cubital, y al estar este durante tanto tiempo sin recibir oxígeno y riego sanguíneo había terminado por morir.


                Para recuperar, al menos parcialmente, la movilidad en su brazo, fue precisa otra intervención en la que se trasplantara otro nervio de una parte diferente de su cuerpo, el cual podría crecer a un ritmo de unos dos centímetros al mes. Así, la regeneración era en principio posible, si bien era un proceso extremadamente lento.


                Más de un año después de esa operación, Mateo todavía sufría las secuelas de ese fallo médico. Había recuperado parte de la movilidad y la sensibilidad en sus dedos, pero de una forma muy limitada.


Conclusión de esta historia
El daño que Mateo sufrió en su mano podría haber sido fácilmente evitado, en primer lugar llevando a cabo la intervención de forma adecuada o, cuando menos, en su defecto, habiendo sido atendidas las continuas quejas que éste presentó a los facultativos médicos que le atendieron.


                Sin embargo, todo acabó saliendo mal, y Mateo, a resultas de esa cadena de errores, sufrió un daño permanente en su mano. Decidió, por ello, interponer una reclamación por negligencia médica, obteniendo una Indemnización que al menos le sirvió para paliar en cierto modo el perjuicio que se le ocasionó.



José Alberto Andrío
www.abogadoszaragoza.net
Indemnizaciones    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A;