Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
abogados laboristas

blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
abogados matrimonialistas
incapacidad laboral permanente
NEGLIGENCIA
MÉDICA EN UROLOGÍA


Francisco sufrió un caso grave de negligencia médica.
Todo comenzó cuando empezó a tener dificultades a la hora de orinar, y preocupado decidió poner su caso en manos de su urólogo, quien, tras examinarle, le comentó que tenía unas costras anormales en su uretra, que debían ser intervenidas con un procedimiento quirúrgico denominado “uretrotomía” para retirarlas.


                Sin embargo, mediante aquél las costras podían volver a aparecer en cuestión de semanas o meses, pues el procedimiento no erradica la causa que provocó la aparición de las mismas.


Comienzan los problemas
Efectivamente, cuatro meses después de practicarle esa intervención, Francisco volvió ante el urólogo con las mismas quejas que la vez anterior: dificultad para orinar, presión y dolor. En este punto, lo más adecuado hubiera sido que llevara su caso ante un urólogo especializado en cirugía reconstructora.


                Éste podría haberle retirado la sección de uretra con costras, reemplazándola con tejido extraído de su boca, en una intervención que se hubiera prolongado por no más de tres horas, y con elevadas probabilidades de éxito.


                Sin embargo, Francisco continuó siendo tratado por este urólogo, que le indicó como alternativa la instalación de un mecanismo, conocido como “stent”, que sería instalado en la uretra. Se trata de una espiral de acero con forma de malla que tendría por misión mantener abierta la uretra.


                El problema es que este sistema no está pensado para un joven, sino para personas mayores con dificultades para mantener relaciones sexuales. Además, no sería apropiado dada la gran porción de uretra con costra sobre la misma. De hecho, las pautas de su propio fabricante desaconsejaban su uso para estas situaciones.


                Como era de esperar, los resultados de la intervención fueron los opuestos a lo predicho por el urólogo, y Francisco debió regresar, aquejado de un intenso dolor. Su solución no fue otra que retirar ese primer “stent” para instalar dos nuevos.


El problema es que éstos están diseñados para ser permanentes, ya que una vez insertados sobre su superficie crecen capas de piel, dejándolos fijados a la uretra. Por ello, al retirar ese “stent” inicial acabó por destrozar el interior de la uretra de ese hombre.


Y en lugar de permitir que la uretra sanara, decidió en la misma intervención proceder a insertar los otros dos “stents”, en otro lugar diferente de la misma, lo que ocasionó su completa destrucción.


La necesidad de realizar cirugía correctora
Francisco no podía soportar el dolor, y su situación parecía completamente desesperada. Acudió a otros urólogos, que le recomendaron la realización de cirugía reconstructora masiva en la zona para corregir la situación.


                Se tuvieron que llevar a cabo dos intervenciones quirúrgicas separadas por un lapso de más de un año, retirándose los “Stents” por completo”. Para que Francisco pudiera orinar se le realizó una vía alternativa entre el escroto y el ano, con lo denigrante que ello fue para él. Además, durante todo ese tiempo no pudo mantener relaciones sexuales.


La reclamación por negligencia
Francisco no lo pensó dos veces y llevo su caso ante los Tribunales, que claramente le dieron la razón con los demoledores argumentos que presentó, apoyados en la opinión de otros urólogos expertos escandalizados por la práctica de su colega.



José Alberto Andrío
www.abogadoszaragoza.net
Indemnizaciones    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A;